Furcifer lateralis (Camaleón alfombra)

Clasificación:

  • Reino: Animalia
  • Filo: Chordata
  • Clase: Reptilia
  • Orden: Squamata
  • Familia: Chamaeleonidae
  • Género: Furcifer
  • Especie: Furcifer lateralis

Características del animal:

  • Hábitat y distribución: Especie endémica de Madagascar, siendo común en toda la isla excepto en el Norte y Noroeste. Se pueden encontrar desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de altitud. Son bastante adaptables pudiendo vivir desde bosques y pastizales hasta zonas semiáridas y modificadas por el hombre. Está sujeto al apéndice II del documento CITES
  • Descripción breve: Se trata de uno de los camaleones más pequeños del género. Las hembras presentan un color similar a las alfombras persas (combinando blancos, amarillos, rojos, naranjas, verdes e incluso azules y violetas) en especial cuando están embarazadas, esto es lo que les da su nombres común. Los machos por su parte son de color verde con algunas zonas (pies y en torno al ojo) azuladas, además les cruza una línea blanca o crema por los laterales (también pueden presentar rayas o manchas claras u oscuras). Sus tonalidades dependen en gran medida de los parámetros en los que vivan y de su estado de humor. Algunos autores hablan de dos subespecies: F.lateralis lateralis y F.lateralis major. A pesar de ello hay bastante discusión. La subespecie F.lateralis major sería ligeramente más grande y más rara de encontrar que la F.lateralis lateralis. Además presentaría la línea lateral rosácea y menos ocelos (y con ello diseños más simples).
16551361181_d3caf47cd8_k
Macho de F.lateralis presenta la típica línea lateral de la especie. Imagen de: Richard Glor
  • Dimensiones del animal: Entre 17 y 30 cm (las hembras no suelen crecer mucho más de 20 cm)
  • Longevidad: De 2 a 3 años (por lo que parece ser solo viven un año en libertad)
  • Temperamento entre ellos: Los machos son territoriales entre sí. Siempre que haya suficiente espacio y obstáculos visuales se pueden mantener en parejas (bastante habitual) o en harenes de un macho y varias hembras. A pesar de ello, muchos criadores prefieren mantener a estos animales en solitario juntándolos solamente para la reproducción y así evitar algún imprevisto.
  • Temperamento frente al ser humano: Especies tímidas y bastante desconfiadas, en especial los provenientes de captura. En ocasiones bufarán intentando intimidar o se dejarán caer. No es conveniente manipularlos a menudo debido a que pueden sufrir fácilmente estrés.
  • Dimorfismo: En los machos predominan los colores verdes mientras que las hembras son más coloridas. Estas, sin embargo son de menor tamaño que los machos y carecen del abultamiento que presentan estos en la base de la cola (los hemipenes).
15932846453_6bbe70743e
Hembra (Al frente) y macho (al fondo) de F.lateralis. Imagen de: Richard Glor
  • Alimentación: Son insectívoros. Se le puede ofrecer grillos, cucarachas, saltamontes, tenebrios, zophobas, gusanos de la miel (cuidado con estos tres últimos por el exceso de grasa), gusanos de seda, etc. Los insectos verdes les llaman mucho la atención por lo que sería bueno probar con Panchlora nivea. Las presas no deben superar el ancho de la cabeza. Son animales glotones y tienen unos requerimientos de calcio algo mayores que otros camaleones similares. Le daremos 4 veces en semana presas complementadas con calcio y una o dos veces con multivitamínicos. En el caso de hembras en época de reproducción y en juveniles hay que darles un extra de estos elementos. Se puede dejar un día o dos a la semana en ayuno.
  • Dificultad de mantenimiento: Intermedio-Avanzado

Ambientación:

  • Terrario: Un recinto de al menos 45x45x60 es el mínimo para un solo ejemplar, siendo mucho mejor 80 cm de alto. Se pueden mantener un macho y una o varias hembras siempre que el terrario sea bastante grande para evitar agresiones y las insistencias de el macho. Para un trío de F.lateralis (siempre un único macho) un 90x60x120 serán suficientes (para una pareja 60x45x100 está bastante bien). En cuanto al material y la ventilación, hay gran discusión en esta especie, algunos sostienen que necesitan al igual que otros camaleones un flexarium hecho íntegramente de malla, aunque otra corriente defiende que con solo los laterales (o uno de ellos) y el techo será suficiente. Ambas opciones parecen dar buenos resultados. Se debe descartar siempre el terrario común con todos los laterales de cristal pero nunca se deben exponer a los animales a corrientes de aire. Como sustrato podemos usar fibra de coco, turba, papel reciclado, etc. Nunca usaremos sustratos a base de coníferas ya que son tóxicos. En la parte inferior podemos hacer una capa de drenaje a base de arlita, para evitar encharcamientos. En la parte superior podemos poner musgo sphagnum que ayudará a mantener los niveles adecuados de humedad. Se añadirán gran cantidad de ramas, troncos y lianas (tanto en horizontal como en vertical o inclinado), además de bastantes plantas como Dracaenas, Philodendron, helechos, palmeras, etc (algunos recomiendan Ficus y Scheflera pero hay discusión de si en realidad les resulta tóxico o no) que les servirán de apoyo y refugio. Se debe proveer de un gotero (ya que los camaleones no beben de agua estancada), además de poderse instalar un comedero colgado donde el animal pueda servirse directamente de las presas que les pongamos en este. Los machos no deben tener acceso visual a la jaula de otros camaleones del mismo sexo ya que se estresarán. En algunas zonas se pueden mantener estos camaleones todo o parte del año
15720845659_1fd74ec974_k
Los F.lateralis les gusta ocultarse entre el follaje, si esto no es posible puede desencadenar estrés. Imagen de: Brian Gratwicke
  • Temperatura: Deberemos crear un gradiente de 24-26ºC hasta los 32ºC bajo el punto de calor. Este lo podremos lograr con un spot, lámpara de cerámica, infrarrojo, etc (Hay que protegerlo con una rejilla para evitar quemaduras). Por la noche a menos que baje de los 12-15ºC no hace falta poner una fuente de calor, es más, es bastante adecuado que se baje hasta los 18-22ºC creando un contraste nocturno (en ejemplares criados en cautividad y en ejemplares provenientes de poblaciones de climas templados casi que con el descenso natural de donde vivamos, siempre que no se pase con el frío, será suficiente). En la naturaleza esta especie puede llegar a soportar puntualmente temperaturas mínimas y máximas de 10 a 35ºC, aún así es mejor no llegar a estos extremos. Pueden pasar por hibernación durante 1-3 meses aunque en cautividad no hace falta (ni se recomienda).
  • Humedad: Entre el 60 y el 90%, depende de la población original de donde procedan los especímenes. En caso de duda un rango de 70-85% es adecuado. Durante la noche se puede (y recomienda) aumentar la humedad hasta el 80-90%. Hay que instalar un sistema de lluvia (e incluso uno de niebla) que se active de tres a cuatro veces al día para permitir beber a los animales y mantener la humedad. Se puede instalar un gotero para evitar imprevistos.
  • Iluminación: Como iluminación podemos usar una bombilla o fluorescente de luz UVA-B del 5.0. Los baños de sol natural, siempre que el clima lo permita, les serán muy positivos.
16553055425_5e5ac3b76e_n
Como en la mayoría de reptiles los baños de sol natural hacen que intensifiquen sus colores. Imagen de: Richard Glor

Reproducción:

  • Madurez sexual: A los 3-4 meses, aunque en cautividad no se recomienda intentar la reproducción hasta los 6-9 meses de edad. Cuando la hembra entra en celo se mostrará de color verde claro con una línea blanca o rosácea atravesando los costados en horizontal. Después de 3 o 7 semanas después de la cópula tendrá lugar la puesta. Esta es bastante curiosa, si no encuentra un sitio donde nidar pueden dejar caer los huevos directamente sobre el sustrato, mientras que con un suelo cavable (y con algo de temperatura en este) harán un nido en condiciones (otros autores sin embargo dicen que este comportamiento depende de los ejemplares, incluso de las poblaciones de donde procedan). Si ya preparamos una pequeña oquedad puede que incitemos a la hembra a terminarlo. Pueden llegar a hacer hasta 5-6 puestas anuales. Las hembras pueden guardar el esperma del macho hasta por 5 meses.
  • Nº de huevos por puesta: Entre 4 y 25 huevos
  • Periodo de incubación: Es un proceso complejo, ya que suelen necesitar una diapausa. En primer lugar, durante 50 días mantendremos los huevos a 24ºC de día y a unos 20ºC por la noche, luego se deberán reducir estas durante otros 50 días a 15ºC durante el día y a unos 10ºC durante la noche, finalmente se ascenderá hasta los 27ºC por el día y 24ºC por la noche hasta que eclosionen. Otros criadores no hacen descenso nocturno aplicando: 45 días a 20-26ºC, 40 días a 12-18ºC y a 22-28ºC hasta la eclosión. Ambas opciones son válidas (además en ambas se logra una proporción similar de machos y hembras). En total la incubación dura entre 6 y 13 meses, siendo en torno a 9 meses lo normal. Una humedad entre el 70% y el 80% es adecuada. Hay algunos casos en los que no se hace pasar los huevos por diapausa (incluso puede que no eclosionen si se lleva a cabo) manteniendo temperaturas de 21-25ºC esto es debido a que se tratan de individuos provenientes de poblaciones de climas más templado. Ante la duda es mejor probar ambos métodos dividiendo la primera puesta que pongan para ver cuál es el que funciona (lo mejor sería saber de que zona proviene la “cepa” y así poderse adaptar a los requerimientos de incubación).
2358274666_5b3782cd22_b
Posible hembra receptiva. Imagen de: fredshome
  • Cuidado de las crías: Se pueden mantener en pequeños grupos en recintos similares a los adultos pero más pequeños o bien en cajas plásticas con tapa de rejilla. Sin embargo, si se mantienen individualmente crecen más rápido y si se puede es más aconsejable. Como sustrato se recomienda papel y se intentarán mantener los parámetros usados en los adultos. A los pequeños F.lateralis se les alimentará con Drosophila, gusanos de la miel (en poca cantidad), micro cucarachas, microgrillos y Lepismas. Siempre complementado con calcio y multivitamínicos (tres a cinco veces en semana el primero y una o dos el segundo).
  • Dificultad de la reproducción: Media-Difícil.

Comentarios: No se trata de un camaleón especialmente complicado aún así pueden presentar algunas dificultades en cuanto a su reproducción que junto con su escasa longevidad la hacen casi obligatoria de intentar si queremos mantener poblaciones constantes de esta especie en cautividad. Sin embargo se trata de un camaleón pequeño y de un colorido excepcional (que curiosamente destaca más en hembras que en machos). En cuanto a la adquisición, como siempre evitar comprar ejemplares proveniente de su lugar de origen ya que vendrán llenos de parásitos y deshidratados (por lo que raramente llegarán al año). Como anotación final, decir que es una excelente opción para aquellos que ya hayan tratado con F.pardalis o C.calyptratus y quieran atreverse a algo nuevo sin tener que subir el escalón de dificultad hasta las especies de montañas, bastante más complicadas.


Enlaces de interés y bibliografía:

 

 

 

 

 

 

 

 

  • J. Payne, F. (2017). Carpet Chameleon (Furcifer lateralis) Care Sheet. Retrieved 6 October 2017, from file:///C:/Users/Acer/Downloads/Furcifer%20lateralis%20care%20sheet%20(1).pdf

 

 

 

 

Imagen de la cabecera:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: